Alentejo

Conozca


En el Tercer Milenio

En el Alentejo se viaja naturalmente con y por la Historia. La abundancia y la calidad del patrimonio que la representan hacen sencillo su descubrimiento, pero quien visita la región por primera vez puede encontrarse con algunos problemas de elección. Si este es su caso, no lo dude: opte por nuestras sugerencias y verá que la magia del Alentejo se encuentra, con un infinito placer, en todas partes.

Demos ahora un salto hasta nuestros días, dejando por el camino los revivalismos del s. XIX, la arquitectura de hierro que acompañó la llegada del tren al interior, los modernismos de principios del siglo XX y la pesada arquitectura que acompañó a la llegada del llamado Estado Nuevo de los tiempos de la dictadura de Salazar.

De esos tiempos, quedémonos con los paneles de azulejos de las estaciones de tren, lugares para visitar, y una referencia simbólica llena de futuro: en 1919 se creó, en Évora, la primera asociación civil para la defensa del patrimonio —el grupo Pró-Évora— que, anticipándose a causas muy posteriores, defendió la muralla de Évora de su desmantelamiento, propuso la catalogación de decenas de monumentos de la ciudad y promovió la limpieza del magnífico claustro de la catedral, muy deteriorado en la época.

A partir de la segunda mitad del s. XX, comenzó en el Alentejo un proceso de rehabilitación urbana de sus centros históricos que nos permite, hoy en día, experimentar en vivo una interesante alianza entre el pasado y la contemporaneidad. Se recuperó lo antiguo, se atribuyeron nuevas funciones a monumentos que, de otro modo, habrían sido destruidos por el tiempo, pero también se hicieron nuevas construcciones. Se invitó a escultores de nuestro tiempo a embellecer plazas y jardines, y arquitectos famosos fueron y siguen siendo llamados para diseñar obras tan dispares como nuevas urbanizaciones, equipamientos culturales, iglesias, bodegas o viviendas particulares. Inspiradas esencialmente en la arquitectura rural, pintan las ciudades y el campo, éste conservador por naturaleza, con edificios claramente contemporáneos, minimalistas, sobrios y muy bien integrados en el paisaje.

Si desea apreciar algunas, vea el Barrio de Malagueira en Évora (diseñado como vivienda social) y la Bodega Mayor en Campo Maior, ambos con la firma de Siza Vieira; el Centro de Artes de Sines, del Estudio Aires Mateus; el Fluviario de Mora, del Estudio Promontório Arquitectos; la Bodega de Herdade de Rocim, en Cuba, de Carlos Vitorino; o, completamente inesperada en una minúscula aldea alentejana, la Iglesia parroquial de Albergaria dos Fusos, de Victor Figueiredo y Jorge Filipe Pinto.

Éstos y muchos otros, como las esculturas de João Cutileiro en Évora, o la apuesta de Elvas por su Museo de Arte Contemporáneo —instalado en un edificio barroco del s. XVIII— son marcas de una época que no se debe perder.

volvervolver
de_la_tierra_a_la_mesa_122458952958b80dace7668.jpg

De La Tierra a La Mesa
Download

guia_museus_espanhol_gr_10562588854efdd3c799bac.png

Guía de Museos del Alentejo
Download

generico_espanhol_gr_1719079734efdd0755f81e.png

Tiempo para ser feliz
Download

Saber lo que el Alentejo tiene para ofrecer
Turismo do Alentejo Turismo de Portugal - Alentejo
INALENTEJO QREN União Europeia